top of page

Como vencer la fatiga y quemazón laboral


La fatiga o quemazón laboral, también es conocida como el síndrome del burnout. El síndrome del burnout es un tipo de estrés laboral crónico que se caracteriza por agotamiento emocional, despersonalización y una sensación de falta de realización personal en el trabajo. Este término se utiliza para describir la respuesta a largo plazo al estrés laboral crónico que no ha sido manejado de manera efectiva.






¿Cuáles son los síntomas?


Los síntomas del burnout pueden variar de persona a persona, pero comúnmente incluyen:

  1. Agotamiento emocional: Sensación de estar física y emocionalmente agotado, con poca o ninguna energía para enfrentar las demandas laborales.

  2. Despersonalización: Actitudes y sentimientos negativos hacia el trabajo, los clientes, los compañeros de trabajo o la organización en general. Puede manifestarse como cinismo, sarcasmo o indiferencia.

  3. Falta de realización personal: Sensación de falta de logro o satisfacción en el trabajo, junto con la percepción de que los esfuerzos no están siendo reconocidos o valorados.


El síndrome del burnout puede afectar la salud física, mental y emocional de una persona, así como su rendimiento laboral y su calidad de vida en general. Es importante abordar los síntomas del burnout de manera proactiva mediante estrategias de autocuidado, apoyo social y cambios en el entorno laboral, como la redistribución de tareas, la promoción de un equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y la promoción de un ambiente laboral saludable.



¿Cómo identificarlo?


Identificar el síndrome del burnout puede ser crucial para abordarlo a tiempo y evitar que se convierta en un problema grave. Aquí hay algunas señales comunes que pueden indicar la presencia de burnout:


  1. Agotamiento emocional: Si constantemente te sientes agotado emocionalmente, sin importar cuánto descanses, podría ser un signo de burnout. Este agotamiento no solo se refiere al cansancio físico, sino también a una sensación de falta de energía y motivación para enfrentar las responsabilidades laborales.

  2. Despersonalización: La despersonalización se manifiesta como sentimientos de cinismo, distancia emocional o falta de empatía hacia las personas con las que trabajas, ya sean clientes, colegas o jefes. Si notas que estás adoptando una actitud negativa o apática hacia tu trabajo o las personas involucradas en él, esto podría ser un indicio de burnout.

  3. Falta de realización personal: Si sientes que tus esfuerzos no están siendo valorados o no estás logrando satisfacción en tu trabajo, es posible que estés experimentando una falta de realización personal. Esto puede manifestarse como una sensación de estancamiento, falta de sentido de logro o pérdida de interés en las tareas laborales.

  4. Síntomas físicos y emocionales: El burnout puede manifestarse en una variedad de síntomas físicos y emocionales, como dolores de cabeza frecuentes, problemas gastrointestinales, insomnio, irritabilidad, ansiedad o depresión. Si experimentas estos síntomas de manera regular y están relacionados con tu trabajo, podría ser un indicador de burnout.

  5. Dificultades en el desempeño laboral: El burnout puede afectar negativamente tu desempeño laboral, lo que se refleja en la disminución de la productividad, la calidad del trabajo y la capacidad para cumplir con las responsabilidades laborales.


Es importante tener en cuenta que el burnout puede manifestarse de manera diferente en cada persona y que estos síntomas pueden variar en intensidad. Si te identificas con varios de estos signos y sientes que tu bienestar está siendo afectado, considera buscar apoyo profesional, ya sea a través de recursos internos en tu lugar de trabajo, como programas de bienestar o asesoramiento, o consultando con un profesional de la salud mental.


¿Cómo afecta el síndrome del burnout en tu productividad?


El síndrome del burnout puede tener un impacto significativo en la productividad laboral de diversas maneras:

  1. Disminución de la calidad del trabajo: Cuando una persona experimenta burnout, es probable que su capacidad para concentrarse, tomar decisiones efectivas y mantener altos estándares de calidad en su trabajo disminuya. Esto puede llevar a errores más frecuentes, falta de atención a los detalles y una disminución general en la calidad del trabajo realizado.

  2. Mayor ausentismo: Las personas que sufren de burnout pueden estar más inclinadas a faltar al trabajo debido a problemas de salud física y mental relacionados con el estrés crónico. El absentismo puede generar interrupciones en los proyectos en curso, aumentar la carga de trabajo para otros empleados y afectar la moral del equipo.

  3. Menor motivación y compromiso: El burnout puede llevar a una disminución en la motivación y el compromiso con el trabajo. Los empleados que se sienten agotados emocionalmente y desvinculados de sus responsabilidades laborales pueden mostrar menos interés en contribuir de manera significativa a la organización, lo que puede afectar negativamente la moral y la cohesión del equipo.

  4. Aumento del ausentismo presente: Incluso cuando los empleados están presentes físicamente en el lugar de trabajo, el burnout puede resultar en lo que se conoce como "ausentismo presente", donde están presentes físicamente pero emocionalmente desconectados y poco comprometidos con sus tareas. Esto puede llevar a una reducción en la eficiencia y la efectividad en el trabajo.

  5. Rotación de personal: El burnout puede contribuir a una mayor rotación de personal, ya que los empleados que experimentan altos niveles de estrés laboral crónico pueden optar por dejar su trabajo en busca de entornos laborales más saludables y satisfactorios. La rotación de personal puede ser costosa para las organizaciones en términos de reclutamiento, capacitación y pérdida de conocimientos y experiencia.


En resumen, el síndrome del burnout puede tener un impacto significativo en la productividad laboral al afectar la calidad del trabajo, el compromiso de los empleados, la asistencia y la rotación de personal. Por lo tanto, es importante que los empleadores reconozcan y aborden activamente los factores que contribuyen al burnout dentro de sus organizaciones para mantener un ambiente de trabajo saludable y productivo.


Te invito a estar más consiente de tus sentimientos, de tu nivel de productividad para que así puedas identificar si estás atravesando por este síndrome. Una de las formas de evitar este síndrome es creando hábitos y rutinas que te ayuden a ser productiva/o sin perder el balance. El síndrome del burnout es algo que te puede llevar a procrastinar afectando tu estado emocional, financiero, familiar, etc.


Comparte esta información con tus compañeras de trabajo, amistades y redes sociales.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page